Crear una buena leñera

La madera, es la energía más antigua de la humanidad sigue teniendo mucho que ofrecernos y el fuego tiene una magia especial. ¿Quién no se ha quedado mirándolo sin importar el tiempo?

Las maderas duras pesan más y dan mas calor, tal vez sea demasiado para las viviendas modernas bien aisladas pero en caso de necesitar calentar toda una vivienda estaría bien tenerlas en consideración. Los meses menos fríos es ideal una leña más ligera, arderá intensamente sin calentar en exceso y contaminará menos. Os dejamos unas características para cada caso de madera. Una buena leñera debe tener varios tipos. 

 

Abedul “Leña de salón”

El emperador de los bosques noruegos. Crece en abundancia, alto y erguido. Madera bastante dura, Muy manejable, ramas finas y sin savia que se pegue a las herramientas. Arderá lentamente y tendremos fuego para largo.

Alto poder calorífico, al no tener savia no da chispazos, la corteza es facilmente infamable lo que facilita el encendido y deja fondo de intensas brasas. El inconveniente es que necesitan un secado rápido, si no se pudre, no se puede dejar tumbado mientras seca. 

Los tocones de abedul pueden rebrotar durante doscientos años.

Abeto “Leña de cocina” 

Madera densa. Prende con facilidad y calienta rápidamente. Fácil de trocear en astillas y es muy práctica para el encendido. La leña que se suele usar para las cocinas antiguas son las astillas de abeto por que se consume deprisa y el calor es estable.  Tienen una estructura densa por dentro, que hace que chispee y crepiten cada vez que explota una bolsa de resina así que usarla mejor con estufas cerradas. A muchos nos gusta la crepitación y es muy típica usarla en fechas navideñas. Un consejo, guarda unas piñas y añádelas a la lumbre, darán un aroma único.

Trabajar el árbol para hacer leña no es tarea fácil. Árbol denso, muchas y frondosas ramas pero es más económica y da más kilovatios que la leña de abedul por el mismo precio.

Roble 

El roble rejuvenece casi infinitamente.  En reino unido se han encontrado robles que crecen de raíces de más de dos mil años. Dureza extrema. Una locura sí la contemplamos como madera de leña. Otros usos como construcción, mobiliario, …

Haya

decoración vitoria 

Poder calorífico más alto. De crecimiento lento. Textura fina y lisa por eso se usa bastante en muebles y se curva fácilmente con vapor. La corteza es seca y firme, permite un trabajo limpio.  

Fresno 

Madera muy resistente y densa, Como leña es muy popular debido a su escasa humedad. Aunque no es conveniente, se puede quemar sin secado.  

También es fácil de partir. 

Rebrota desde el tocón y es ideal para el cultivo de vástagos. Es fácil de talar y cortar.

Arce. 

Estupendo y vigoroso, sobre todo en otoño cuando sus hojas se tornan naranjas. Árbol nacional de Canadá. Capaz de sobrevivir en entornos salados y con una contaminación moderada. Su proceso de tala y corte es muy laborioso pero su poder calorífico es incomparable. 2.820kWh/m3

Olmo 

Madera fuerte y dura. Difícil de partir con hacha, suele usarse una astillada hidráulica. Los tocones son buenos para partir otras leñas. 

Disfruten de un buen fuego y un buen fin de semana. Hasta el próximo viernes.

Fuente: El libro de la madera de Lars Mytting.

Le informamos de que este sitio web contiene cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir el funcionamiento de determinadas funcionalidades del sitio web (por ejemplo, gestionar la aceptación de uso de cookies) y para analizar el tráfico web, a fin de mejorar así la experiencia de navegación y los servicios e información que ofrecemos a través del mismo. El hecho de continuar navegando por este sitio web supone la aceptación del uso de las cookies con las finalidades descritas. Para más información pinche aquí ACEPTAR

Aviso de cookies